Difusion CAV
Estimulacion de cambios climaticos, noticias, articulos, crecimiento interior


Inicio
Enviar artículo

Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [2243] Sindicar categoría

Archivos
Marzo 2012 [11]
Febrero 2012 [20]
Enero 2012 [22]
Diciembre 2011 [18]
Noviembre 2011 [13]
Octubre 2011 [35]
Septiembre 2011 [19]
Agosto 2011 [19]
Julio 2011 [23]
Junio 2011 [25]
Mayo 2011 [14]
Abril 2011 [2]
Enero 2011 [1]
Octubre 2009 [1]
Septiembre 2009 [8]
Agosto 2009 [8]
Junio 2009 [54]
Mayo 2009 [121]
Abril 2009 [31]
Marzo 2009 [16]
Febrero 2009 [38]
Enero 2009 [30]
Diciembre 2008 [14]
Noviembre 2008 [49]
Octubre 2008 [39]
Septiembre 2008 [30]
Agosto 2008 [19]
Julio 2008 [30]
Junio 2008 [78]
Mayo 2008 [103]
Abril 2008 [47]
Marzo 2008 [48]
Febrero 2008 [58]
Enero 2008 [32]
Diciembre 2007 [38]
Noviembre 2007 [59]
Octubre 2007 [104]
Septiembre 2007 [93]
Agosto 2007 [94]
Julio 2007 [38]
Junio 2007 [30]
Mayo 2007 [68]
Abril 2007 [42]
Marzo 2007 [55]
Febrero 2007 [47]
Enero 2007 [24]
Diciembre 2006 [6]
Noviembre 2006 [3]
Octubre 2006 [7]
Septiembre 2006 [25]
Agosto 2006 [30]
Julio 2006 [15]
Junio 2006 [14]
Mayo 2006 [7]
Abril 2006 [5]
Marzo 2006 [42]
Febrero 2006 [66]
Enero 2006 [42]
Diciembre 2005 [34]
Noviembre 2005 [69]
Octubre 2005 [63]
Septiembre 2005 [44]
Agosto 2005 [3]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


NO RESPONDER

pidieron y reenvio
abrazo
nelson
 
Practicando el Poder del Ahora
                                                                                                                                                 Extracto del libro de Eckar. Tolle,  
 

CUANDO TE VEAS ENVUELTO EN UNA DISCUSIÓN o en alguna situación conflictiva, tal vez con tu pareja u otra persona cercana a ti, empieza por observar cómo te pones a la defensiva cuando atacan tu posición, o siente la fuerza de tu propia agresión cuando atacas la posición de la otra persona.

Observa el apego a tus puntos de vista y opiniones. Siente la energía emocional-mental que está detrás de tu necesidad de tener razón y de señalar que la otra persona está equivocada. Ésa es la energía de tu mente egotista. La haces consciente reconociéndola, sintiéndola tan plenamente como puedas.

Entonces, un día, en medio de una discusión, de repente te darás cuenta de que tienes una opción, y quizá decidas abandonar tu reacción simplemente para ver qué pasa. Te rindes.
 

No me refiero a que dejas de reaccionar diciendo verbalmente: «De acuerdo, tienes razón», con una mirada condescendiente que en realidad está diciendo: «Estoy por encima de esta inconsciencia infantil.» Así sólo consigues desplazar la resistencia a otro terreno, con lo que la mente egotista sigue estando al mando y reivindicando su superioridad. Estoy hablando de soltar todo el campo de energía mental-emocional que estaba luchando por el poder en tu interior.

El ego es astuto; por eso tienes que estar muy alerta, muy presente, y ser totalmente honesto contigo mismo para ver si realmente has renunciado a tu identificación con una posición mental, liberándote así de la mente.

 

SI TE SIENTES DE REPENTE MUY LIGERO, DIÁFANO Y EN PROFUNDA PAZ, eso es una señal inequívoca de que te has rendido realmente. Observa entonces lo que le ocurre a la posición mental de la otra persona cuando dejas de energetizarla mediante la resistencia. Cuando la identificación con las posiciones mentales se deja de lado, comienza la verdadera comunicación.
 
No resistirse no significa necesariamente no hacer nada. Lo único que implica es que la «acción» no va a ser reactiva. Recuerda la profunda sabiduría que subyace en la práctica oriental de las artes marciales: no te resistas a la fuerza del oponente. Cede para vencer.
 
«No hacer nada» cuando estás en un estado de intensa presencia es un poderoso transformador que sana a las personas y las situaciones.
 
Es radicalmente diferente de la inactividad en el estado de conciencia ordinario —o más bien de inconsciencia— que surge del miedo, de la inercia o de la indecisión. El verdadero «no hacer nada» implica ausencia de resistencia interna e intensa alerta. Por otra parte, si es necesario actuar, ya no reaccionarás desde tu mente condicionada, sino que responderás a la situación desde tu presencia consciente. En ese estado, tu mente está libre de conceptos, incluyendo el concepto de no-violencia. De modo que..., ¿quién puede predecir lo que harás?
 
El ego cree que la fuerza reside en resistirse, cuando en realidad la resistencia te separa del Ser, el único estado de verdadero poder. La resistencia es debilidad y miedo disfrazados de fuerza. Lo que el ego considera debilidad es tu Ser en toda su pureza, inocencia y poder. Lo que consideras fuerza es debilidad. Por tanto, el ego existe y se mantiene mediante la resistencia continua, y representa papeles falsos para encubrir tu «debilidad», que en realidad es tu poder.
 
Hasta que se produce la rendición, buena parte de la interacción humana se limita a cumplir papeles inconscientes. Cuando te rindes, ya no necesitas las máscaras del ego ni sus defensas. Te vuelves muy simple, muy real. «Eso es peligroso», dice el ego. «Te sentirás herido. Serás muy vulnerable.»
 

Lo que el ego no sabe, por supuesto, es que sólo abandonando la resistencia, haciéndote «vulnerable», puedes descubrir tu verdadera y esencial in-vulnerabilidad.

 
 
 

__,_._,___


 NO RESPONDER * SANTIAGO PANDO

 

NO RESPONDER.

                                                              

Durante una meditación, tuve una visión de cómo nos habían entrenado- previo bajar a la misión final en la tierra- para enfrentar la última tentación del gran maestro de la sabiduría terrestre: la sagrada serpiente.

Era un campo de entrenamiento cósmico. Habíamos miles y miles de nosotros formados militarmente. Todos éramos muy fuertes y estábamos armados con unas espadas enormes.

De repente, a cada uno, nos rodeaban cientos de serpientes, cuyas bocas se nos insinuaban a milímetros. Eran como metálicas y se movían a gran velocidad. Pasaban una y otra vez a nuestro alrededor, prácticamente rozándonos la cara y todas las partes del cuerpo.

Recuerdo que un jefe de instructores que estaba cerca nuestro, decía en voz alta:

-No les pueden hacer daño. A menos, claro, que ustedes lo permitan, respondiendo a su miedo.

Si sentíamos un asomo siquiera de miedo, las serpientes nos atacaban.

El instructor seguía hablando cada vez más fuerte:

-Si confían en su poder, la bestia de mil cabezas nada puede hacerles. La fe en uno es el poder del Creador.

Y teníamos que mantenernos quietos, en paz, sin responder.

Al final el instructor gritaba:

-La clave es no responder, dejar pasar. Cada cabeza de serpiente es un pensamiento negativo creado por ustedes mismos. Son los miedos de todas sus vidas acumulados para la última batalla, la decisiva. Si les pones atención, los materializan. Si no responden, los regresan a la fuente de luz ya liberados.

No responder, dejar pasar. La última gran enseñanza de la sagrada serpiente. Ya no querer tener razón: dejar de luchar.

Fuimos guerreros, ese el entrenamiento galáctico de miles y miles de nosotros que hoy estamos encarnados en la tierra esperando el final de los tiempos de la bestia como príncipe de la humanidad.

Fuimos guerreros, más ahora somos caballeros.

Y los caballeros ya no tenemos necesidad de luchar: la espada la hemos convertido en nuestro cetro de luz.

Son los tiempos finales. La última misión es elevar la vibración del planeta hasta lograr el nacimiento del Cristo Cósmico entre todos nosotros. Ser feliz y estar en paz es lo que nos resta por hacer.

No responder. Dejar pasar los últimos embates de la bestia herida de muerte. Todo está consumado,  manda decir el comandante en jefe: el Maestro Jesús.

Se restaura el reino de los cielos en el planeta del amor. Misión cumplida. 



.

Por Nelson Guizzo - 31 de Agosto, 2009, 22:02, Categoría: General
Enlace Permanente | Comentar | Referencias (0)




<<   Agosto 2009  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

www.aguavital.tk
eGrupos
ZoomBlog

 

Blog alojado en ZoomBlog.com